¡Oh Hombre!
Ardes en fuego, lujuria y pasión.
Quemas la noche con tan solo tu mirada e incendias en mi el deseo.
¿Como no querer verte desnudo al reventar el sol?
¿Como no, si juntos descubrimos las más hábiles formas de desdoblamiento?
¡Oh Hombre!


Te estoy esperando sentada junto a la cama una vez mas.
Para leer con mis dedos tu espalda y respirarte en un beso.
Quiero beberme tu alma con un suspiro,
y perpetuar ese instante en el que te hallas dentro de mi ser.
Quiero creerme esa historia inventada por tu boca,
para así endulzar las palabras y excusar mis acciones.
¡Animal! ¡Bestia delicada! ¡Indomable alcón!
Dibujas con tus ojos, un laberinto de mil salidas,
mientras tu lengua danzarina baila un tango sobre mi cuerpo.


Tus manos suaves y firmes, me sujetan,
me arrullan, me acarician… Me cantan.
A contraluz, tu silueta y la mía se funden y confunden en una sola,
mientras que la vela se consume, en un tiempo preciso y perfecto.
Nuestros cuerpos bailan una danza que inventamos,
se comunican, conversan, se escuchan… se mueven.
Se mueven como tus ideas, como mis pensamientos, como nuestras sensaciones.
¡Oh Hombre!


Caballero de otros tiempos…


Permiteme nadar dentro de ti.
Yo prometo no acercarme demasiado y alejarme solo lo suficiente.
Prometo rozarte con mi aliento el corazón mientras respiro a tu ritmo.


¡Oh Hombre!
Muéstrame como eres, entrégame lo que tienes,
juguemos sin miedo, sin complejos, sin prejuicios, sin ropa que nos vista.
Quiero que cantes y celebres conmigo el hecho de estar aquí.
Yo te permito escarbar en mis tierras inhóspitas,
que te enredes en mi cabello,
que desciendas por mi cuerpo,
que me eleves,
y que habites en mi, lo que sea necesario.
¡Ay duende del sur! Por otro instante mas…
Volemos esta noche, esta y otra noche más.
Volemos juntos, cabellero,
volemos juntos pero no atados.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         
Kena Calderón de la Vega.

Sobre El Autor

Hijos míos. Estoy Orando intensamente por los orgasmos del mundo entero. Envío #BendicionesOrgásmicas a todos mis discípulos y de esta manera puedan llegar al Clímax Sexo-Espiritual que tanto desean.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.