¿Qué siento cuando hago el amor?; es una mezcla de energía con la otra persona que me hace viajar, que explota desde mi cuerpo hacia el cosmos. Fundiéndome en un viaje que nace de mi orgasmo y me lleva al infinito.

Es energía, es fuego infinito… Verdad que es excitante que te hablen sucio en español al oído, esto aunado a la lujuria del deseo de dos cuerpos que se quieren comer… Imagina si tu amante te lo dice en italiano, es un desborde de pasión…

Dicen que el amor en Francia es una comedia; pero no has conocido el amor en Italia, es una ópera llena de pasión. Por eso desde ese momento los italianos son mi kryptonita.

Tenía 17 y andaba entregada al entrenamiento y esculpir mi cuerpo para verme y sentirme muchísimo mejor… allí en ese gym conocí ese trio de italianos.

Los Ragazzi llamaban la atención no por su apellido o por los musculosos; sino por la personalidad de los tres, era completamente atrayente…

Ya mi entrenador me venía hablando de ellos… estaba en esa etapa donde mi hormona me tenía deseosa de saber, de degustar y querer sentir los placeres de la vida.

largeA mediados de septiembre conocí al primero de ellos. Llego con unos lentes de aviador, su cabello recogido en una cola como con carita de sueño, sólo medio me miro y siguió de largo a los vestidores. Jesús me dice, – ese es el menor, se llama Dallano… es el menor de los tres… –

  • Yo dije, – tiene lindos ojos y sonrisa pícara.-
  • Jesús me dice – bebita, ese es el menor mientras se reía. Yo conozco esa mirada, ya andas planeando algo, aguanta a conocer a los otros dos. Quien quita y te guste uno!!!
  • Bueno, mientras deleito mi mirada con este decía yo…

Dallano, se paseaba en frente de mí. Hacía solo 10min de cárdio en la bicicleta y no miraba a ningún lado, más que al espejo y hacer chistes de físico-culturista… Jesús le decía “papiao” y cosas así, pero de verdad que estaba de un bello. Con los días observándolo me entere que tenía la misma edad que yo.

Dallano era lindo, labios suaves como para mordisquear, sus brazos, su pecho; una actitud feroz y  fuerte que a mí me encantaba. Sumado a que fuese un estudiante de Derecho, lo hacía más interesante. Era un hombre con principios… y un futuro abogado sexy mmmm!!! Confieso me ponía sexosa y quería con él; seducirlo y que se encendieran los cuerpos he hiciéramos travesuras… ¡que me quisiera en su cama!

Un Lunes de Septiembre, Jesús comenta que los otros dos hermanos han llegado. Uno de Estados Unidos, el mayor y el segundo no sabe de dónde. Llego a eso de las once de la mañana un flaco pero definido, como de unos 26 años, tez morena y ojos fuertes, conque también eres abogado me digo y sonrío.

¡Que elegancia…! y la sonrisa características de este trio, los Ragazzi. Y en un estrecho de manos, un ¡hola!… se dejan llevar las miradas, se cruzan y la mía delata mi curiosidad.

¿Qué es esto que me pasa?, son hermanos y la mente mía se pasa de malévola o benévola; si los deseos son pecados de la piel y ¿el cuerpo entonces que será?, un acto de bondad o un castigo. No había terminado de saborear mi mirada con Machsrio

Me muerdo los labios y en un giro de mirada, desde el pasillo se acerca la mayor de mis debilidades. Cabello largo y negro, una franela roja y aviadores negros. ¿Qué me está pasando Dios mío?, estos tres en frente de mí y yo… pues no les voy a negar que tanta testosterona humedeció mi panty al momento. Ellos son gravedad y yo lo único que sé es que quería perderla con los tres…

La trilogía de los hermanos Ragazzi

Jesús lee mi mirada y de una vez me los presenta. El mayor Machsrio  – ¡Hola! que tal – y sonrío… -Un placer –  se sonríe de nuevo y se fue a cambiar…

Ansiosa espero por el segundo y se baja los lentes, muerde su labio y se ríe. Almirov, – ¿Cómo estas bebita?- Y yo allí supe que ese hombre se entregaría a mis deseos, pues los suyos iban en la misma dirección.

Al rato el menor dice – y yo soy Dallano!!! – Tres esculturas de hombres, tres sexapiles únicos. Una fuerza inigualable me decía: los tres, los tres, los tres….

IL-VOLO-1Todos los días nos veíamos y cada vez Almirov, hacía que sintiera más por él; sería mi primer abordo. Siempre nos saludábamos con coqueteo y cerca nuestros labios, en una de esas lo bese y no me aguante.

Ese mismo día, al medio día se quedó él solo en el gym y mi entrenador me hizo el favor de dejarnos encerrados allí dentro. Almirov, estaba cambiándose. Yo entren y sin pensarlo dos veces lo agarre, lo pegue a la pared y lo bese; encontró mis labios y nos besamos y entrelazamos nuestras lenguas. Primero suavemente, pero luego, la voracidad de él me llevó a meter mi lengua hasta el fondo de su garganta. Tomé su cabeza, ese cabello negro suelto, es ver a Sansón entregarse a su Dalila con fuerza.

Luego de unos segundos, él con habilidad desabrochó mi pantalón y comenzó a masturbarme. Hábilmente me quito los pantalones junto con la tanguita, todo estaba muy ardiente y baje en cuclillas; empecé a comerme su miembro. El deseo, sus gemidos, su sexo era mío y yo sería el mejor sexo de su vida.

– ¿Qué estás esperando para cogerme? – Dije totalmente caliente.

Él termino de sacarse los pantalones, y seguía masturbándome. Decía – bebita ¿qué estamos haciendo? –

Las puertas del gym abiertas, Almirov me estaba haciendo suya allí en medio de todo… – buena forma de hacer ejercicios dije… seguido de – ¡Basta!, cógeme por favor- , le pedí. Tomándolo de sus cabellos negros y plantándole otros besotes…

No se hizo esperar y me lo metió hasta el fondo, y yo junte mis piernas para apretarle el pene, a lo que él respondió con un bombeo profundo. La velocidad  me sacudía como una muñeca y el ruido de nuestros cuerpos chocando me calentaba aún más. Estas duro y me encanta; están llenas de lechita. ¿Me la quieres dar?, dije mientras se los apretaba, y él sin esperar más me las metió hasta el fondo, volteándome contra la pared y con fuerza al igual que un toro decía – bebita eres mía- y se vino dentro de mí.

Luego de un rato, nos separamos, fue al baño y se vistió, volviendo al área de entrenamiento arregla su colita de caballo, nos besamos y empecé a chupársela de nuevo en medio de las mancuernas mientras empezaba a masturbarme para él. Su mirada, mis deseos… quería más de su fuerza y, entre su imagen y el espejo es como si nos vieran y seguimos en el banco. Se la chupaba con ansias y ganas; con deseo, lujuria en el Cristo se paraba en la máquina de remos en subida y bajada me nalgueo con fuerza… par de dementes del deseo…

Él separo mis senos, yo estaba abierta de piernas mientras me tocaba, gemía; lubricaba y seguía.   – Acaba para mí – me decía en italiano y otras frases más que ni entendía; en ese momento me toma del cabello, hecha mi cabeza hacia atrás… continua hablando para mí, y entre sus frases me deje ir… tocando mi niña y sintiendo mis fluidos…. Decía – así bebita que rico así -…

– Nunca imaginé que fueras semejante mujer- Decía él. Y así, sin soltarme del cabello halo mi cabeza hacia atrás; alcé mi mirada y en primer plano su miembro duro, más hacia arriba, esos brazos, su pecho, su mirada de juez… – Afortunado, quien te pueda tener. Eres una mujer insaciable – Terminó diciéndome mientras acababa en mi cara. Mi boca, todo mi ser estaba marcado por el…

Divino italiano…. Almirav Ragazzi y su sexo. Italianos dulce tormento!!!

Continuara….

Autor Raquel Torres

Edición Leonardo Barreto

Suscríbete al canal de Youtube La Celda del Monje

Disfruta este Domingo 21 de Febrero nuestro Próximo Capitulo

1 web

Sobre El Autor

Lic. en Educación Física, Modelo, Conductora del Programa Web "Hablemos" de @laceldadelmonje y Locutora de programa Noche de Confesiones en Romance 93.1Fm Merida. Me encanta Hacer deporte, Motivo para una Vida Saludable, el buen humor, Bienestar, Sociabilidad, y sobretodo el sexo de calidad. Snap: raquelt008899. Instagram: @nenitatorres0

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Ofertas y Cupones Gratis Hijos Míos!

NUNCA enviaremos SPAM

¡Ofertas y Cupones Gratis Hijos Míos!

NUNCA enviaremos SPAM