Todo el tiempo se habla de sexo y sexualidad. La mayoría de las veces utilizando ambos términos de forma indiscriminada, como si éstos fueran sinónimos, escuchamos ambas palabras en investigaciones, artículos e incluso en conversaciones cotidianas. ¡No son lo mismo! Te explicaremos por qué…

¿Qué es el sexo?

Según la Unicef el sexo apunta a las características fisiológicas y sexuales con las que nacen niñas y niños.

En términos sencillos, el sexo es todo aquello que involucra los genitales y está muy relacionado con la reproducción humana. La gran mayoría de las personas suelen confundir sexo-genital con sexualidad. La genitalidad es un aspecto orgánico del sexo, se trata de la condición humana que nos distingue como mujeres y hombre con órganos sexuales femeninos y masculinos respectivamente (o también intersexuales, de lo cual hablaremos en una próxima entrega).

En términos prácticos el sexo refiere a estructuras y funciones biológicas:

+ Cromosomas XX o XY

+ Genitales externos

+ Genitales internos

+ Características sexuales secundarias (pechos, vello corporal)

¿Y la sexualidad?

La sexualidad se relaciona con el desarrollo psicobiosocial de las personas. Se trata de un elemento básico de la personalidad, un modo de ser, de manifestarnos y comunicarnos con los otros. Se incluye nuestra anatomía sexual y reproductiva pero también otros factores como:

+ Sexo biológico: masculino, femenino o intersexual.

+ Género: niño, niña, hombre, mujer, transgénero, etc.

+ Orientación sexual: heterosexual, homosexual o bisexual.

+ Identidad sexual: como nos sentimos respecto a nuestro género u orientación sexual.

+ Imagen corporal: Cómo nos sentimos con respecto a nuestro cuerpo.

+ Deseos: pensamientos y fantasías.

+ Filias eróticas: fetichismo, gusto por la pornografía, comportamiento sadomasoquista, etc.

+ Vida emocional y familiar.

+ Cultura y educación.

Ya aclarada esta terminología quiero que ahora centremos nuestra atención en lo que refiere al Acto sexual en sí, al “mal llamado sexo”.

Definido por la RAE (Real Academia Española) como Coito o Copula sexual, todo proceso que involucra la interacción entre los órganos sexuales. El acto sexual se constituye en un conjunto de fases. Los sexólogos lo identifican en cuatro etapas: la excitación; la meseta, el orgasmo y la resolución.

El acto sexual, es la interacción más completa en lo que refiere a la comunicación sexual. Este involucra un conjunto de estímulos y respuesta; además de un mayor uso de la intimidad, la privacidad y la interacción mutua entre todos los involucrados.

Cumpliendo todo el proceso, el acto sexual se asocia con una mejor autoestima, mayor autoconfianza, menos depresión y una probabilidad hasta un 50% más baja de sufrir un paro cardiaco.

En tal sentido podemos platearnos si estamos o no preparados para asumir la experiencia de la primera relación sexual.

Muchas son las interrogantes, inquietudes y dudas que chicas y chicos hoy en día tienen respecto a su primera relación sexual; su cuerpo, ciclo menstrual, sexualidad y que suelen plantearse al no encontrar alguien con quien charlar del tema.

Si decides iniciar tu vida sexual, ¿Que debes cuidar? Buscar toda la información necesaria referente al tema por parte de tus padres en primera instancia (en el caso de tener una buena comunicación).

Él o ella deben estar bien informados, comprendiendo que la responsabilidad es de ambos por igual.

No debes olvidar acudir al ginecólogo para optar por un método anticonceptivo, si se desea evitar un embarazo.

Utilizar el preservativo o condón es de vital importancia, siempre, no lo olvides siempre; nunca permitas la penetración sin la utilización del preservativo así protegerás tu salud, incluso tu vida.

En definitiva, es de suma importancia comprender y asumir que el sexo está en nuestra naturaleza, forma parte esencial de nosotros y que por el contrario, la sexualidad se elige, se ejerce, requiere exploración y búsqueda. Es un componente que nos mueve hacia la búsqueda del placer sexual físico y emocional. Y que por estas razones debemos ejercer nuestra sexualidad de forma responsable y consensuada entre todas las partes involucradas. Y sin olvidar que:

Nadie tiene derecho a forzarte, intimidarte o acosarte bajo ninguna circunstancia a tener relaciones sexuales.

Tú siempre tienes el derecho a decir “NO”.

Forzar o acosar sexualmente a una persona es un delito castigado severamente por la ley.

Deja tus interrogantes más frecuentes en la parte inferior.

1logo

Conoce nuestro Extraordinario Equipo Del Proyecto Hablemos

Dale Click a cada nombre y conoce quienes son

Suscríbete al canal de Youtube La Celda del Monje

Y Disfruta del Siguiente capitulo

Practicas Sexuales

Sobre El Autor

Hijos míos. Estoy Orando intensamente por los orgasmos del mundo entero. Envío #BendicionesOrgásmicas a todos mis discípulos y de esta manera puedan llegar al Clímax Sexo-Espiritual que tanto desean.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.