Ella quiere conmigo, puede que yo también con ella.

Dicen que sólo las manos de una mujer pueden hacer que el cuerpo de otra mujer llegue totalmente al éxtasis multiorgásmico.

frases-que-debes-evitar-a-la-hora-de-consolar-a-una-amiga 2Ella era mi mejor amiga, hablaba con ella constantemente de sexo, era de  lo que más hablábamos. Penes, sexo de mis  ganas de echar pasión, de quien me excitaba mas, quien mojaba y quien no…

Mi mejor amiga era heterosexual. Aunque disfrutaba más estar con mujeres, mientras yo era virgen lésbica, jamás había probado la piel de una chica ni sentido deseo por alguna.

Siempre le contaba de mis historias con el nene, de mi caja de pándora con todos los juguetes y disfraces que se encuentran allí. -Pero eso es parte de otra historia babies- Mi mejor amiga me ayudaba a buscar todo esos juguetes, en su mente se creó una fantasía y en mi mente también. Pensábamos, quizás un día, quizás con ella.

Mi mejor amiga conocía cada uno de mis deseos, lo que me volvía loca, lo que me encantaba y detonaba mi libido, mi ninfomanía. -Pero eso también es parte de otra historia-

Pues, yo conocía los de ella; yo tenía más creatividad sexual y sensualidad, siempre me decía     – es que tu emanas sexo – y yo solo me reía pues, me gustaba la sensación de ser esa manzana de la discordia.

san-valentin-solteros-5

Un día me llama a las diez de la mañana – ¿que fue, como estas?-  ¡Sabes! prepárame una carbonara; aquí tengo unas de vino, vente te espero en mi casa. Yo, – Bueno ¡si va! No tengo nada que hacer- Jamás me pasó por la mente lo que terminaríamos haciendo.

Llegue relajada a su casa contándole mis cosas con el nene. Desde la noche de Cleopatra habíamos comprado unos aceites de kamasutra para hacer masajes, ella me miraba y me preguntaba cómo le hacía para disfrutar tanto del sexo,  yo le decía que era como cuando comes chocolate, lo tomas, lo sientes en la lengua, saboreas, lo paseas por tu paladar, quieres morderlo para darle más intensidad al sabor y generar más placer, pero lo que no te imaginas es que una vez que salivas y quieres tragarlo, se intensifica el sabor y quieres más y no puedes parar  de comerlo, quieres más, estas jadeando por un poquito más, un pedacito más. Ella al ver mi expresión dice, -Quiero estar donde tú estás-  al rato vuelve y me pregunta -¿Jamás haz intentado eso con una mujer? Yo en medio del vino y mis tragos, me sorprendo y digo que no, ni por la mente se me había ocurrido.

Ella se acerca, me susurra -Cómo sabes que no te va a gustar,  si por primera vez lo harás; tienes que hacerlo conmigo- Las copas de vino siguieron, y continuamos degustándolo, hablando de sexo y ella se acerca, me mira, vuelve y repite susurrando – Yo quiero estar donde tú estas –

1245818535980_f

Un hielo roza mi boca seguido de la punta de su lengua; sus labios son suaves como una buena caricia, rozan los míos. Mi lengua acaricia los suyo, frente a mí siento  como sus manos tocan mi cabello, sonríe y siguen los besos picaros y traviesos. Sorbo el vino sentadas en la alfombra, ella saca su juguete y me dice muéstrame como te tocas.

Ella se sienta y yo en frente me quito la ropa y quedo en ropa interior; recuerdo que un conjunto fucsia, un hilo chiquito me acompañaba; ella fue siempre fan de mis nalgas así que se las mostré. Tomo un hielo, lo chupo, lo paso por mis labios, el frio los hace más carnosos, le digo – Baja por mi cuello –  Y antes de llegar a mis pezones, estos ya están duros.

Pasa el cubo por un seno y por el otro  – Ufff, abre tus piernas, deja que se deslice por tu abdomen y gime para mí como si yo fuera el nene –

Eso mismo hice, al mismo tiempo sentía como mi panty se humedecía, – ¡Que rico! – decía, yo. Siento mi sexo lujurioso y caliente, el cubo helado llega a mi lujuria y quiero más con las manos heladas pero mi cuerpo y caliente me acuesto sobre la alfombra.

house_of_ca_54341f842a6b2233cc5d9c0aMi mejor amiga me mira desde el sofá, acaricio mis piernas, mis rodillas, subo a mi sexo, es una delicia, una maravilla que me hace  jadear y temblar; ella  con su miranda también se anda tocando – ¡Muérgana! –  le digo.

Ella se acerca y me dice – No hay mejor placer que el que le da una mujer a otra mujer- .

Ella agarrándome, me atrae hacia sí; abre mis piernas y mete su dedo en mi sexo, y dice -Acaricia tu niña nena, se una niña mala para mí –  que sucio pero que rico que me haya hablado así, mientras mete su pulgar y lame su dedo, lo hace una y otra vez. Yo toco mis pezones y continuo masturbándome para ella; caricias, besos…, que delicia como lo hace ella, me hace gemir, me hace sentir gran placer.

Muerde mi cuello, me susurra – Así nenita así te hago sentir – .

 

Escrito Por Raquel Torrres

11014840_10206220061798919_4103427438495278771_n

Editado Por Leonardo barreto y Gerson Monje

Sobre El Autor

Lic. en Educación Física, Modelo, Conductora del Programa Web "Hablemos" de @laceldadelmonje y Locutora de programa Noche de Confesiones en Romance 93.1Fm Merida. Me encanta Hacer deporte, Motivo para una Vida Saludable, el buen humor, Bienestar, Sociabilidad, y sobretodo el sexo de calidad. Snap: raquelt008899. Instagram: @nenitatorres0

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Ofertas y Cupones Gratis Hijos Míos!

NUNCA enviaremos SPAM

¡Ofertas y Cupones Gratis Hijos Míos!

NUNCA enviaremos SPAM