Uno de los factores que más parece estresar a la gente estos días son los temas relacionados con el dinero.

Aproximadamente el 75% suscritas a nuestra web dicen que lo que más les estresa es la falta de dinero, la incertidumbre económica, las deudas y la falta de trabajo ocasionadas por la situación país. Y esta sensación de inseguridad se incrementa en estas épocas de crisis donde todo parece aún más incierto. ¿Pero qué tal si te dijera que el dinero en sí no es capaz de darte ni quitarte tranquilidad o felicidad y que son tus pensamientos al respecto los únicos que te pueden tranquilizar o atemorizar? Esta es una buena noticia, porque entonces para recuperar tu paz y tranquilidad solo tienes que trabajar sobre lo único que tienes control, sobre lo que sientes y crees.

En este artículo compartiré contigo algunas de las creencias universales sobre el dinero y empezaremos a cuestionarlas para ayudarte a reducir el miedo que la falta de recursos o la inestabilidad económica de nuestro país te pueda generar.

Nuestras creencias cobre el dinero

Primero, nota cómo te hacen sentir pensamientos como: “Necesito dinero para estar tranquilo y seguro”, “Necesito dinero para disfrutar de la vida y ser feliz” o “Si no tengo dinero, algo muy malo puede pasar”. ¿Estos pensamientos te hacen sentir ansioso, preocupado, o frustrado? ¿Y cómo actúas cuando tienes estos pensamientos?: ¿sientes envidia de los que tienen más dinero?, ¿piensas que le falta algo a tu vida?, ¿te quejas de tu vida actual?, ¿te aferras al dinero que tienes o te sientas culpable cuando lo gastas?, ¿trabajas muchas horas y en lo que no te gusta? Ahora, intenta imaginar cómo vivirías tu vida sin estos pensamientos en tu mente, quizás sentirías alivio, te quitarías un peso de encima, podrías disfrutar más del día a día, de hacer lo que te gusta, de estar tranquilo, en paz, de disfrutar del poco o mucho dinero que tienes; nota cómo estos pensamientos afectan tu vida, cómo te sientes y cómo actúas, cuando piensas en ellos y cuando no.

Ahora, si lo que buscas es sentirte más en paz y tranquilo, te invito a que intentes ver de qué manera estas creencias a las que nos hemos aferrado toda nuestra vida, pueden en realidad ser falsas… y ver cuál es la verdadera relación entre el dinero, tu bienestar y felicidad.

Aquí comparto contigo algunas “pruebas” de cómo estas creencias puedan ser falsas:

  • Necesito dinero para sentirme tranquilo y seguro

Muchos millonarios sufren de preocupaciones y miedos con respecto a su seguridad financiera, así como muchas personas con pocos o sin recursos viven felices y tranquilos con sus vidas. Claro que también hay lo opuesto, hay muchos millonarios que están tranquilos y personas sin recursos que se sienten infelices, pero justamente ese es el punto, no hay una conexión real entre el dinero y la tranquilidad o bienestar de estas personas.

Imagina que alguien tiene todo su dinero invertido en acciones y de pronto las acciones caen y pierde ese dinero de un momento a otro. Esa persona, hasta que no se entere que perdió el dinero sigue sintiéndose tranquila porque “cree” que lo tiene. El pensamiento de que tiene dinero lo mantiene tranquilo, cuando en realidad ese dinero ya no está, Entonces, si fuera el dinero la verdadera causa de su seguridad y tranquilidad, apenas perdió el dinero, esa persona tendría también que haber perdido al mismo tiempo su tranquilidad pero no es así, solo cuando se hace consciente de la pérdida y su mente le dice que eso es terrible, es que pierde su tranquilidad.

  • Necesito dinero para disfrutar más de la vida y ser feliz

¿Conoces de gente que tiene más dinero que tú y que al parecer disfruta la vida menos que tú? Y viceversa, ¿Conoces gente con menos dinero que tú y que sin embargo parece disfrutar más de la vida?, en tal sentido: Busca ejemplos reales en tu vida, tómate tu tiempo. ¿Puedes ver entonces, cómo su felicidad no tiene que ver con el dinero?, si fuera así, todos los que tienen más dinero que tú tendrían necesariamente que ser más felices y viceversa, y no sucede así.

¿Puedes recordar algún momento en que tenías más dinero del que tienes ahora pero no te sentías más feliz que ahora? ¿Y puedes pensar en un momento en el que tenías menos dinero del que tienes ahora y sin embargo te sentías más feliz que ahora? Reconocer esos momentos te ayuda a ver que la felicidad no está regida por la cantidad de dinero que tienes.

Piensa en las cosas que más dicha han traído a tu vida. Quizás sea tu pareja, estar con tus hijos, tu familia, tus amigos o quizás algún logro, el hacer algo que te apasiona, o ayudar a otros. Fíjate que estas alegrías y satisfacciones no están relacionadas con el dinero. Una vez más, el dinero no fue la causa de tu satisfacción o felicidad…

Otra buena prueba de ello son los niños. Ellos no necesitan dinero para disfrutar de la vida, ser felices, o reír. Cualquier cosa que encuentran en su camino se convierte en un juguete, ven todo con curiosidad y son capaces de divertirse con las cosas más simples… Ellos son una gran demostración de que la felicidad y la alegría no están en el dinero.

Imagina que por error el banco hace un gran depósito de dinero en tu cuenta, luego de unas horas rectifica ese error y retira el dinero de tu cuenta. Si fuese el dinero la causa de tu felicidad, entonces tendrías que haber sido muy feliz durante esas horas en las que todo ese dinero estuvo en tu cuenta… pero como tú no eras consiente de que tenías ese dinero, no sentiste ninguna emoción al respecto ¿Puedes ver entonces cómo el dinero no es la causa de tu felicidad?

  • Si no tengo dinero, algo muy malo puede suceder

Recientemente leía sobre una escritora que vivió una sucesión de situaciones extremas en su vida, entre ellas, la ruptura de su matrimonio, la desaprobación de sus padres, y el encontrarse en un nivel de extrema pobreza. Estas circunstancias la llevaron de vuelta a su sueño inicial de escribir (el cual  era un sueño frustrado que tenía) porque ya no tenía nada más que perder. Ella explicaba que las situaciones por las que pasó se llevaron todo lo que no era esencial de su vida, y le enseñaron cosas sobre ella que no hubiese aprendido de ninguna otra manera.

Y así como ella, muchas personas que han pasado por crisis o experiencias que consideran extremas, han reportado que esas situaciones transformaron sus vidas para bien y les permitieron vivir con mucha mayor intensidad, paz y fortaleza gracias a ello. Como dijo Marco Aurelio filósofo y emperador romano: “Ama únicamente lo que te acontece y lo que es tramado por tu destino. Pues ¿qué puede adaptarse mejor a tus necesidades?

Te invito hijo e hija a que busques todas las pruebas que te permitan comprobar por ti mismo que el dinero no es en realidad la fuente de tu tranquilidad o felicidad, sino tus pensamientos y creencias al respecto. Como dijo también Marco Aurelio: “La vida de un hombre es lo que sus pensamientos hacen de ella”. Comprobarlo te ayudará a vivir menos supeditado a algo que no puedes controlar, con menos miedo a no tenerlo y en su lugar disfrutar más tu vida en el aquí y en el ahora, con dinero o sin él.

Si requieres alguna consulta psicológica, orientación u otro de encuentro relacionado con el bienestar y salud mental ¡Contáctanos! en el siguiente Link: http://lacelda.com.ve/contacto/

Sobre El Autor

Hijos míos. Estoy Orando intensamente por los orgasmos del mundo entero. Envío #BendicionesOrgásmicas a todos mis discípulos y de esta manera puedan llegar al Clímax Sexo-Espiritual que tanto desean.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.